923 24 75 25
649 96 53 10
pablos@tallerespablos.es

¿Cómo influye el lubricante en el turbo?

Refrigera el eje de la rueda compresora de admision y la turbina de escape y sus rodamientos de giro, además de proporcionar una correcta lubricación que evite problemas de desgaste.

La lubricación del turbo es esencial debido a las altas velocidades de giro, relacionadas con el objetivo de aumentar la potencia del motor introduciendo una mayor cantidad de aire en la cámara de combustión.

Estas velocidades de giro llevan a altas temperaturas de funcionamiento y presiones de trabajo, por lo que el contacto entre las piezas podría dar lugar a rápidos desgastes y averías.

La relevancia de los lubricantes para el buen funcionamiento del turbo,es vital debido a que debe refrigerar el eje y los rodamientos, al mismo tiempo que proporcionar una correcta lubricación que evite problemas de desgaste.

El lubricante, permite la refrigeración, con su paso por las conducciones del turbo, por lo que es necesario mantener un “caudal adecuado de lubricante” para permitir una rápida y eficaz transferencia de calor entre las piezas y el aceite, disminuyendo con ello las temperaturas de trabajo en la zona y “manteniéndolas dentro de un intervalo de temperaturas óptimo.”

Con ello, se consigue que las holguras ente las piezas “se mantengan adecuadamente”, evitándose que se produzca su dilatación, por efecto del calor, lo que daría lugar a desgastes.

Por ello, se debe mantener limpia toda la zona. “Mantener limpio el turbo es esencial, debido a que si se depositan residuos en la zona de cojinetes y en el eje lo que tendríamos es un desequilibrado del eje, lo que llevaría a rápidos desgastes y a la avería”.

En este sentido, destaca, los aditivos detergentes y dispersantes que lleva el aceite, y que son los encargados de evitar que la suciedad generada en la combustión se aglomere y se deposite sobre las superficies metálicas, “son esenciales para evitar la formación de depósitos, que disminuirían el paso de aceite y, con ello, la refrigeración de estas zonas, produciendo un aumento de la temperatura de trabajo del turbo”.

Asimismo, el uso de bases sintéticas, ayuda a mantener limpia esta zona, dado que poseen “una alta capacidad de retener la suciedad en su seno; lo que las hace altamente eficaces en mantener el turbo en las condiciones adecuadas para su funcionamiento. La suciedad que arrastran se eliminará en los filtros del aceite”.

Otro punto, puede verse afectado por la presencia de depósitos es el filtro, debido a que en su entrada se produce una reducción del paso del aceite, lo que puede dar lugar a que se acumule la suciedad en ese punto, cerrando el caudal de aceite hacia el turbo. "Evidentemente si llega menos cantidad de lubricante tenemos una peor refrigeración y una mala lubricación, que puede llevar a la avería".

Normalmente, en estos casos, antes de producirse la avería el conductor "oiría un ruido como una sirena" o "silvido" al acelerar, que aumenta de nivel a medida que realiza más kilómetros.

Para evitar problemas con el turbo, se recomienda utilizar productos sintéticos, como lubricantes SAE 10W-40 o 5w-40 si no hay filtro de partículas em el escape, mientras que en el caso de que exista "será un 5W-30 ó un 0W-30 compatible con el filtro de partículas lo que deberemos utilizar".

Se aconseja reducir el kilometraje del cambio del aceite pues al acortar el kilometraje "se reduce la concentración de suciedad en el aceite" y así alargaremos la vida de los componentes del motor que tienen friccion entre ellos, es decir, piezas de acero que van unidas entre si pero con un ligera holgura entre si mismas para que estas no llegen a "fundirse" o "griparse" tales como el turbo, las bielas, el cigueñal, el arbol de levas, las valvulas, etc

Info Talleres Pablos 923 247525

Servicios
Promociones
Noticias
Facebook
© 2017 JULIÁN PABLOS MESONERO. S.L. - Ctra. Valladolid, nº 140 - Pol. Ind. Los Villares - 37184 Salamanca